Olores característicos de Granada

Para muchos, Granada huele a paseos por el Albaicín con vistas a la Alhambra, a sonrisas de juventud, al incienso de sus procesiones en Semana Santa, a castañas asadas en Navidad... Granada huele a historia, a primavera y a las mil flores de sus campos, y también a las hojas caídas del otoño. Y por todos sus aromas, que tantas cosas evocan a quienes la visitan o viven aquí, el Patio de los Perfumes no podía ubicarse en un sitio mejor que en la emblemática Carrera del Darro, una de las calles más especiales de la ciudad y un lugar en el que disfrutar de los olores característicos de Granada.

Especias, uno de los grandes olores característicos de Granada

Las encontramos en Sierra Nevada y en sus campos, pero también en pequeños puestos que rodean la catedral y suben hacia el albaicín. Las especias y hierbas aromáticas son sin duda, uno de los olores característicos de Granada.

Es habitual pasear por las estrellas y antiguas calles de Granada y oler el aroma proveniente de las especieras. Ya que desde hace medio siglo, el costado de la Catedral se ha convertido en un bazar de aromas y sabores concentrados.

En estos tenderetes, dentro de cestillos de tela y saco, es posible sumergirse en un mundo de aromas, como es el de la canela, el anís, el clavo, las especias morunas, el curry o las hierbas tradicionales de Granada. También huele a pimentón, a regaliz, hierbabuena, tomillo y manzanilla.

Aroma a incienso, otro de los olores característicos de Granada

Tanto si visitamos la ciudad en Semana Santa, como si paseamos por la plaza de las Pasiegas, bajo la Catedral y las calles de las teterías y los establecimientos de marroquinería, nos llegará un inconfundible olor a incienso y mirra.

El incienso es una preparación a base de resinas aromáticas vegetales neutras y maderas nobles. Una mezcla a la que se añaden también aceites esenciales de origen vegetal, de forma que al arder desprenden un humo fragante.

Se trata de un aroma, que como la mirra nos hace viajar hasta el más lejano Oriente, como las fragancias y perfumes que podrás encontrar en nuestra perfumería en Granada, El Patio de los Perfumes.

Olor a romero en Granada

El olor a romero es inconfundible para los amantes del senderismo y la naturaleza, aunque también lo encontrarán los turistas en las señoras que lo venden a pie de calle, prometiendo buena suerte. Y buena suerte no lo sabemos, pero esta pequeña planta silvestre de un aroma tan característico tiene un gran potencial para la salud. Entre otras cosas, el romero mejora la memoria y la circulación, alivia el dolor y ayuda a calmar problemas digestivos.

Olor a Azhar en la Alhambra

Pasear por el Generalife, los bosques de la Alhambra y la Carrera del Darro, a sus pies, es un regalo para el sentido del olfato. Especialmente en primavera, momento en el que florecen la mayoría de plantas que encontramos a nuestro camino.

En estos lugares nos embriagará el olor a jazmín, a naranjo, y cómo no, a azhar, la dulce flor del naranjo.

Y en esto se inspira uno de los perfumes que podrás encontrar en nuestra perfumería online, 'Azahar la joya de Andalucía'.

El AZAHAR, que en árabe significa "flor de naranjo", atestigua la herencia oriental de esta materia prima, y se hace eco de las raíces de Granada, situada en la encrucijada de Oriente y Occidente.

El extracto de azahar, también llamado Neroli, se combina con el Arrayán español en el corazón del perfume para revelar un acorde afrutado y aromático, antes de confundirse en una nota de ámbar pura y cristalina.


?>