3 factores a tener en cuenta para elegir un perfume

Muchas veces para elegir un perfume es suficiente con “escuchar” lo que tiene que contarnos. Normalmente basta con probar la fragancia sobre la piel y sentir de qué forma se comporta en ella y lo que nos hace sentir. Parece algo sencillo, sin más. Pero lo cierto es que detrás de esta elección existen una serie de factores orgánicos, y también vivencias personales, que condicionan la elección de un perfume en lugar de otro. Todo esto hace que el perfume que llevamos nos identifique y hable de nosotros, de nuestra personalidad. ¿Estás buscando tu perfume ideal? Aquí van algunos factores a tener en cuenta para elegirlo.

 

¿Cómo afecta el factor biológico para elegir un perfume?

Cada persona posee cualidades únicas que la hacen diferente al resto de personas. Algunas son muy evidentes como el color de ojos, o el tono de la piel. Mientras que la mayoría son invisibles al ojo humano. Por ejemplo, los niveles de Ph, la cantidad de agua que contiene la piel, su composición química o su cantidad de secreción sebácea. Todo esto, aunque no lo parezca a simple vista, influye para elegir un perfume. Ya que los perfumes son sustancias químicas que obtienen su olor característico por la mezcla de sustancias con cantidades muy medidas que interactúan entre sí. Por lo que cuando aplicamos el perfume sobre la piel, éste actúa sobre la química corporal. Esto explica el hecho de que cada fragancia huela diferente en cada persona.

Nuestro pH modifica el aroma, pero también lo hace el tipo de piel que tengamos y nuestra temperatura corporal. Estos factores determinan la intensidad y duración del producto.

Por ejemplo, los perfumes se fijan menos sobre pieles frías y secas. Así que si tu piel tiene estas características, lo ideal es hidratarla previamente para que la fragancia dure más. Otro aspecto a tener en cuenta es que en estos casos funcionan mejor los perfumes con concentración mayor de aceites esenciales, como los que encontrarás en nuestra perfumería en Granada y página web de perfumes.

Por el contrario, las pieles grasas tienden a intensificar los aromas, por lo que a veces puede resultar abrumador escoger perfumes demasiado intensos.

 

El factor emocional también influye en la elección

Nuestro olfato se conecta directamente con los sentimientos de bienestar. Como comentamos es un post anterior, desde que nacemos comenzamos a generar nuestros gustos y preferencias en función a nuestras vivencias y estímulos.

Durante este tiempo nuestro cerebro comienza a registrar todas las cosas que se encuentran en el entorno y que llegan a nosotros por nuestros sentidos. Así que muchos de los gustos que tenemos de adultos están directamente asociados a la infancia.

Estas conexiones neuronales se manifiestan por la preferencia de determinadas texturas, aromas, colores, sonidos o sabores. Y por este motivo también algunos perfumes nos hacen sentir mejor que otros. Así que para elegir un perfume puede bastar con responder a preguntas como qué nos hace sentir, qué emociones despierta o si nos recuerda a alguna vivencia o persona.

 

Tipos de fragancia

Cada perfume está elaborado con unos ingredientes concretos en cantidades perfectamente medidas. Es la magia de los aromas, y también otro factor que determina nuestra elección. Ya que cada persona se siente más atraída por unas notas que por otras.

Podemos distinguir las siguientes familias aromáticas:

-Florales y otras subcategorías como Floral-Oriental, Floral-Frutal, Floral-Amaderado y especiado.

-Acaramelados. Tienen dos vertientes. Los dulces, compuestos de notas de chocolate, vainilla y leche con otros toques como musgo, madera y especies. Y los frutales, en los que encontramos aromas como frutas entre ellas durazno, peras, manzanas o frambuesas que ayudan a crear una fragancia más fresca.

-Perfumes orientales, compuesta de fragancias que rememora sabores y olores de Oriente. Son perfumes sensuales y cálidos. En ellos destaca el almizcle, vainilla, maderas preciosas y flores exóticas.

-Aromas especiados, divididos en Chypre y madera.

-Perfumes cítricos, en los que destacan notas de limón, pomelo, bergota y naranja.


?>